Irlanda entre los límites del Reino Unido y la Unión Europea: una perspectiva desde la interdependencia compleja

irlanda-sensibilidad-y-vulnerabilidad
Figura 1 Modelo Irlandés por Julio Valdivieso

Para entrar un poco en contexto, la figura 1 la diseñé de manera personal para entender si formar parte de la Unión Europea era conveniente para Irlanda. Para esto, en primer lugar se aplicaron algunas nociones de la teoría de la Interdependencia Compleja propuesta por Kenneth Waltz, Joseph Nye y Robert Keohane; y en segundo lugar algunos datos históricos de Irlanda.

La Estructura según Waltz (Waltz 2006) indica cuáles son los efectos organizativos esperables y cómo las estructuras y las unidades interactúan, afectándose mutuamente. En su definición está presente la ida de la interpretación y con ello lo que le depara a las unidades. Además, las acciones que se ejercen recíprocamente se manifiestan entre la unidad y la estructura establecida, pues podríamos decir que la unidad intenta alterar la estructura  y ésta a la unidad.

El modelo irlandés es un intento de aglomerar estructuras que se adaptan al paso del tiempo para evitar un colapso de unidades entre unidades débiles y unidades hegemónicas. Las unidades débiles se presentan inestables como en el caso de Irlanda y las unidades hegemónicas son estables con una mínima variabilidad.   

El modelo irlandés representa una forma de tubo que pretende reunir la interdependencia de vulnerabilidad propios de las unidades hegemónicas (RU y UE) y la interdependencia de sensibilidades propios de las unidad débiles (Irlanda). Con lo anterior, no queremos señalar que una unidad hegemónica no tenga ciertos elementos de sensibilidad o que la unidad débil no presente el concepto de vulnerabilidad.

Nye y Keohane definen la vulnerabilidad como la desventaja de un actor que continua experimentando costos impuestos por acontecimientos externos aún después de haber modificado políticas. La sensibilidad implica grados de respuesta dentro de una estructura política. En otras palabras, un cambio brusco en la vulnerabilidad puede dar como resultado un cambio de régimen en diferentes grados; en cambio, la sensibilidad da pie un cambio de régimen.

Más simple, nos remitemos al Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, en el cual vulnerable es una unidad que recibe lesión física o moral y/o es herido.

La sensibilidad, entre otras cosas, implica que ciertos agentes pueden resistir fenómenos pocos intensos o diferencias mínimas en una determinada escala, puede reaccionar emocionalmente ante ello.  

Para hacer un mejor análisis de la vulnerabilidad, podemos integrar otros conceptos como son la fuerza y la debilidad. Continuo con el Diccionario de la RAE como un primer acercamiento al significado de los conceptos y que en un futuro nos puede permitir desarrollar dichos conceptos con mayor profundidad.

La fortaleza se define como la fuerza, el vigor o la defensa que la unidad tiene gracias a un lugar o puesto en una situación dada. Por su parte, la debilidad es la carencia de energía o vigor en las cualidades o resoluciones de ánimo. Una unidad débil solo podría chocar con el muro de la fortaleza de una unidad hegemónica.

Si ya hemos establecido una división de la vulnerabilidad característica propia de las unidades hegemónicas, debemos hacer lo mismo con la sensibilidad. De la sensibilidad, característica de las unidades débiles,  encontramos la dureza y la fragilidad.

La dureza para la geología es la resistencia que opone un mineral a ser rayado por otro. Por lo tanto, para una unidad débil  es la firmeza frente a una unidad hegemónica y la misma puede tener un límite y puede ser inestable. La fragilidad, por su parte, hace referencia a una persona que cae fácilmente en algún pecado, que se deteriora o se hace pedazos. Nosotros lo interpretamos como la facilidad para caer en los intereses de la unidad hegemónica, que es como resultado de diversas estrategias militares, económicas, propagandísticas y ideológicas, entre otros.

La segunda parte de nuestro artículo hace referencia del efecto del Reino Unido en primer lugar y la Unión Europea en segundo lugar. Como se puede observar en la figura 1 modelo irlandés, las unidades hegemónicas presentan poco movimiento, la fortaleza y la debilidad son continuas. La fortaleza no podría acercarse a la debilidad, en ese caso estamos hablando de una unidad en decadencia.

Irlanda, al encontrarse entre dos fuerzas, es inestable por la misma naturaleza que presentan los países periféricos, la dureza y la fragilidad se moverán conforme el contexto histórico que marque una unidad hegemónica. La dureza y la fragilidad no deberían traspasar la fortaleza y la debilidad: en ese caso hablaríamos de una unidad en ascenso de poder.  

Como se puede apreciar en la figura 1, la fragilidad y la dureza se enfrascaron en otro tubo secundario. De aquí ya no continua la figura 1, pero podríamos decir que la fragilidad en un choque continuo entre la debilidad de la Unión Europea y del RU mantiene la estabilidad. Lo mismo sucedería con la fragilidad dentro de la dureza del sistema.

Un hecho positivo de la entrada de Irlanda a la Unión Europea es que su sensibilidad sobrepasó a la vulnerabilidad del RU. En términos generales, es positivo; sin embargo, quedó entre dos sistemas. Nos podemos plantear dos escenarios:

1. Con la salida del RU de la UE, Irlanda podría alcanzar un lugar primordial en la Unión Europea convirtiendo la sensibilidad en vulnerabilidad.

2. Irlanda conservará un lugar de unidad débil en el contexto de la Unión Europea.

3. O se manifestará en el mismo sistema con un grado de metamorfosis en términos y conceptos, en el cual Irlanda continúe entre un sistema inestable dentro de un tubo o semitubo.

En donde se mueve la relación UE-ALC para el cambio climático: la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC)

imagen CMNUCC

El modelo que se presenta es – en forma resumida – el funcionamiento del CMNUCC. Hay que recordar que su negociación finalizó a principios de los años 1990s y que estará cargada del contexto histórico del momento, es decir el fin de la Guerra Fría.

Por lo menos, ubicamos tres tipos de actores: los países desarrollados (integrado por los países miembros de la OCDE del momento), las economías en transición, y los países en desarrollo, lo que se puede interpretar así: los países del primer mundo son los capitalistas, los países del segundo mundo constituyen los comunistas, y los del tercer mundo que intentaban no estar alineados.

Me gustaría resaltar que el documento que se presenta es importante para el diseño de los programas en la lucha contra la amenaza (usando el vocabulario actual) del Cambio Climático entre Europa y América Latina.

Si recordamos que los regímenes estarán compuestos, según Steph Krasner, por los principios (que son las creencias fundamentales), las normas (los estándares de comportamiento, los derechos y obligaciones), las reglas (las prescripciones de la actuación), y el procedimiento de toma de decisión, todo lo anterior se puede apreciar en el CMNUCC.

Retomando el modelo en la parte arriba, el círculo mayor representa la CMNUCC, y dentro tenemos los actores Estatales que están presentes acorde a los tres tipos ya mencionados. Los números del cuadro a la izquierda son los tres principales compromisos, la imagen está acompañada por flechas para indicar que hay actividades por ambos lados o por lo menos la propuesta de actividades (<–>), exceptuando la flecha de la acción tres (–> que es en un solo sentido) – la cual señala los compromisos de los países desarrollados y hace referencia a los apoyos financieros a los países en desarrollo: de hecho, la CMNUCC da a entender que sin este apoyo no se lograrán los objetivos. Por ello, recalco el apoyo financiero.

Todos los actores están interconectados con el compromiso uno (<–>). Es una representación idealista de cooperación, ya que el diseño no manifiesta la lucha por el poder, el interés nacional, o el establecimiento de alianza. Además, se mantiene la presencia central del Estado: se podría interpretar que todos deberían realizar las mismas actividades, investigación, información, difusión, adaptación, mitigación, entre otros.

El compromiso tres (–>) señala el predominio de los países desarrollados, que se puede interpretar como la propagación del Savoir-faire y que limita el acercamiento de los países en transición (ex países del bloque comunista) con los países en desarrollo. Además, no se ofrece el apoyo financiero a los países en transición, lo que significa que estos tienen una posición de limbo, en que no intervienen, y no intervienen en ellos.

En el modelo también se intenta representar las organizaciones no gubernamentales (ONG), las Organizaciones Internacionales (OI), la iniciativa privada (que se puede manifestar en un formato de fundaciones u otro tipo de ente, que la creatividad humana pueda desarrollar en su beneficio), u otros actores (ahora hablamos un poco de la gobernanza del cambio climático) que estén interesados o implicados en el tema.

Estas unidades tienen una distancia con respecto al círculo principal: mientras más cerca estén del centro, tienen un mayor grado de participación o interés en las negociaciones con la CMNUCC. Se pueden manifestar por lo menos en dos formatos: en consorcios, o por separado. Además, pueden inducir su posición por medio del lobbying, en particular las compañías (o fundaciones). Hay que indicar que están fuera del régimen y que se manifiesta cierto grado de anarquía, es decir sin principios, sin reglas, sin normas y sin procedimientos.

Para actualizar un poco más el modelo, dentro de los tres tipos de estados, puede haber estados más permeables o impermeables a las actividades e intereses de las unidades ya mencionadas, como son las ONGs, las OIs, o la iniciativa privada, un hecho que no es exclusivo de los países en desarrollo.

La mirada de un latinoamericano en la Unión Europea

Pienso que más correcto hablar de latinoamericano que de mexicano,  siendo que en la actualidad las regiones serán uno de los principales actores en la escena internacional; bien podría hablar de pacifeño como un gentilicio para los habitantes de la Alianza del Pacifico (¡otro intento de integración!), pero prefiero retener el slogan de la Unión Europea <<La unión en la diversidad>>.

Mi primer contacto real, más allá de los libros, revistas, periódicos, internet, fue en Irlanda, en el día a día podía apreciar la UE no solo por el discurso sino en la vida cotidiana. La Isla esmeralda con gente que llegaba de toda Europa para estudiar inglés, recién llegados de los nuevos miembros del club, Europa Central (ya no era más Europa del este, ahora es Europa Central, tal vez decir Europa del este tiene connotaciones peyorativas o escalofriantes) como Polonia o República Checa, sin embargo, no solo venían de Europa Central sino también de España e Italia. Una torre de babel en Dublín en donde todos los europeos tenían facilidad de estudiar, trabajar y colaborar con el crecimiento del país.

Europa con religiones diferentes llámeseles ortodoxos, protestantes, anglicanos, católicos; con lenguas de distintas familias, germanas, latinas, eslavas, helénicas  (vaya se complica el tema entre religiones y lenguas) y a este cultivo, hay que agregarle una pisca de nacionalismos (ahora parece que hierve) o si hablamos a nivel racial (si este existe en la actualidad propiamente dicho) por ejemplo eslavos, latinos, germanos, sajones, etc. etc. etc. a pesar de todo lo anterior, es una muestra de la condición del continente Europeo, que lograron reunirse ponerse de acuerdo y salir adelante.

Oh América Latina!, en términos generales somos católicos, hablamos español o portugués que es la misma familia de una lengua latina pero estamos llenos de fronteras ideológicas, físicas o raciales y que borran ese mismo origen formativo de bien podría ser la colonización española. En algún momento fuimos un solo “país” (para bien o para mal), América Latina no tiene países fuertes o débiles todos son iguales pero nos gusta crear enemigos, retener fantasmas o  conservar “colonizadores” ya inexistentes y que únicamente se encuentran en libros de historia.

En Europa, cada país está inmerso en una serie de divisiones si seguimos con el ejemplo de Irlanda que cuenta con dos idiomas oficiales celta e inglés, dos religiones que provoco una división del país entre católicos y protestantes, pero no están inmersos en un irlanismo, también tienen conocimiento de lo que pasa más allá. En América Latina, nuestras divisiones internas no nos dejan ver a otros lados, indígenas, mestizos o “europeos” (ya no son más europeos, son latinoamericanos, pero nosotros seguimos alimentando esta idea) y otras divisiones reales o inventadas para centrarnos en nosotros mismos y no ver lo que se encuentra del otro lado de las fronteras reales e inventadas.

Antes de finalizar, me gustaría recordar que en Irlanda me dieron la bienvenida más improvisada a Europa, un país con gente siempre hospitalaria; en un supermercado, una señora se me acercó y me dijo –Welcome to Ireland – esas palabras cortas y fuertes a la vez, crean amistades eternas. La gente desea platicar, conversar contigo y contarte se du país; todo esto, es para mí es la UE, un lugar que acepta, recibe y convive con gente que tiene diferentes maneras de pensar, esta es la imagen que seguiré guardando,  que me inspiró a estudiar,  atender, comprender, analizar el viejo y renovado continente.

El 9 de mayo puede ser un momento de reflexión para nosotros los latinoamericanos; la Unión Europea  que atraviesa por problemas de diversa índole políticos, económicos y sociales, seguirá adelante, los europeístas (y su antítesis, los que se van por el lado del escepticismo) siempre han podido criticar el sistema y mejorarlo; la gente no guarda silencio, todos opinan, hay autocritica, algunos más radicales que otros pero es aquí en donde se encuentra su riqueza.

La UE siempre ha atravesado por momentos difíciles, la crisis no es nueva, lo que se manifestó, se manifiesta y se manifestará y al final encontrará una solución, una respuesta o el tiempo la borrará, y saldará fortalecida; sin embargo, todo avanza poco a poco, no es fácil poner de acuerdo, sentar a la mesa 28 países que desean tener presencia en cada una de las negociaciones y un poco del interés de las empresas privadas que afecta, perturba, ralentiza, sofoca u olvida algunos temas de la agenda Europea (pero los intereses de la iniciativa privada es un tema que se tratara en otro momento).

AquaKnow, a platform for a common good: water

I would like to write about a tool that is essential if an actor wants to start a project in the framework of a European program about environmental issues, but we need to remember that there is more than just one tool, there are many others.

Aquaknow, as the European Commission defined it, is a collaborative workspace and content management system dedicated to technical and scientific knowledge for the sustainable development of the water sector.

Aquaknow’s platform is managed by the Joint Research Center (JRC), which is the main research institution within the European system. The JRC works in close collaboration with the European Commission’s DG Development and Cooperation (DEVCO). To make things easier, know that the first one is the technical component and that DEVCO applies the political and strategic positions coming from the Council of  the EU. For that matter, DEVCO is tasked with designing cooperation programs.

The first reason for Aquaknow to exist is to help the work of the JRC. We could list some of its objectives: the JRC can obtain and supervise the information about how a project works and its results; obtain data from other willing environmental actors if they are interested in Aquaknow – such as NGOs, companies, researchers, etc.

On the other hand, Aquaknow can come in very handy to help checking and crossing data-information shared by different actors about a particular issue; it hence works as a way to confirm or infirm some of them; or use the information obtained by Aquaknow and compare it with another source of information such as another platform, another regional organization like the ECLAC, etc.

Third, the platform can be seen as a first approach if the JRC wants to know what kinds of actors play relevant roles in water-related matters. In other words, it contributes to having a sample of actors that are interested in the problematic; maybe a small sample, but it could be important when the EU comes to designing a strategy.

That is why the platform is strongly recommended by WaterClima-LAC, which reckons that a consortium should share all its results, data, information, experiences, ideas, etc. Alternatively, a consortium can look for new partners.

The remaining issue is that these kinds of tools are more profitable to European companies than to other actors. It is clear that the JRC works in the best interests of its regions, and depending on the political position of Latin-American countries, it should probably be used as a tool to building the necessary infrastructure: aqueducts, ports, energy, food storage facilities, mines, or others.

It is also clear that only a researcher, a NGO, a CSO or a company with profit motives can obtain Aquaknow’s information. It is a good idea to work together in order to achieve a better world, but everybody should be willing to work towards a common objective regardless of the profit motives.

La cooperación práctica entre la Unión Europea, México y América Central en el marco de la ruta de los emigrantes

La ruta de los emigrantes de América Central y México hacia los Estados Unidos de América es un tema complejo. Mientras los países de América Central están subdesarrollados y devastados por la pobreza, la desigualdad social y la violencia, México sigue siendo un hostspot y un país de tránsito obligatorio para llegar a los EE.UU. Podemos considerar además que México no logra contener la inmigración en su territorio – aunque es un país en desarrollo, el nivel de ayuda a los inmigrantes sigue siendo insuficiente. Los EE.UU., por su parte, tienen una política estricta – incluso construyen muros a la frontera – y no quieren manejar estas poblaciones, lo que resultó en 2015 en más aprehensiones por las autoridades mexicanas que estadounidenses. Cabe destacar, para plantear un poco la situación, que en 2015 llegaron tantos centroamericanos como mexicanos – la guerra contra el narcotráfico en El Salvador tuvo mucho que ver con esto. Este giro seguro va a marcar un cambio en la manera de manejar la crisis: los países de América Central no van a poder esconderse detrás de México y el pretexto de que se trata de una crisis que tiene raíces mexicanas por la mayor cantidad de emigrantes provenientes de este país. Este equilibrio de los flujos de América Central y de México se vio venir desde años, pero es obvio que se convirtió más y más en un problema típicamente regional y no nacional a lo largo de los años. Las estrategias para combatir esta emigración ilegal y garantizar los derechos humanos de estas personas hasta ahora han fracasado, y es importante que se redefina un nuevo planteamiento para poner en marcha nuevas políticas, y sobre todo una cooperación internacional mayor y más eficaz. Se requiere de proyectos y decisiones comunes.

Para ayudar, la Unión Europea cofinanció hace un par de años varios proyectos de cooperación con autoridades y Organizaciones de la Sociedad Civil (OSCs) de México y América Central para garantizar la protección de estas personas vulnerables. Estos proyectos han tenido un impacto relativamente bueno, pero el hecho de que una entidad ajena al problema intente mejorar la situación es una muestra más de que las autoridades de los países involucrados no hacen su deber primario, que consiste en garantizar los derechos humanos de todas las personas.

Son estos proyectos que vamos a abordar: la cooperación práctica entre la UE y América Central y México en el marco de la ruta de los migrantes.

 

El primer proyecto que vamos a ver se llamó “Protección y promoción de los derechos humanos de las personas migrantes en tránsito, desde la gestión local y a través de la articulación de organismos públicos de derechos humanos y de Organizaciones de la Sociedad Civil”, y se desarrolló entre el 2013 y el 2015 en México, Honduras, El Salvador y Nicaragua. La autoridad a cargo de implementar este proyecto de cooperación fue la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) – que ahora corresponde a la Ciudad de México – con socios en los demás tres países. Este proyecto formó parte de una convocatoria con base temática – es decir en un campo definido pero abierta al mundo entero – con un financiamiento muy importante.

A los inicios en 2013, las expectativas fueron altas, y aunque se trató de un proyecto complicado por el tipo de los socios involucrados – algunos de los socios en México fueron comisiones estatales de derechos humanos que oficialmente son independientes del gobierno federal, pero que en la práctica reciben fondos del mismo gobierno y deben rendir cuentas de lo que hacen a este donante – el gobierno como tal no tenía palabra decisiva. Sin embargo, dos socios tuvieron que apartarse del proyecto por esta misma razón. Por lo general, en México fueron OSCs las que participaron del proyecto, lo que en un país con tanto crimen organizado y corrupción a todas escalas de la sociedad no puede ser nada malo. En los tres otros países, fueron fiscalías. Ahora bien, ¿porque este proyecto fue tan importante? Es sencillo: al apoyar la iniciativa, la UE apoyó e involucró un bloque regional y no solo un país, lo que manda la señal de que se trata de una problemática fundamentalmente regional, que los actores de los países tienen que manejar juntos y no con base de dispositivos nacionales como ha sido el caso hasta ahora, pues la cooperación entre estos países ha sido insuficiente, lo que ha generado la crisis actual.

Tratándose de un proyecto regional, la interculturalidad fue abordada en el transcurso del proyecto. Los dos objetivos fueron los siguientes: el fortalecimiento de las capacidades institucionales de las OSCs y de los organismos públicos; y la implementación de estrategias para reducir el nivel de vulnerabilidad de las personas migrantes en tránsito en México. Destacaron particularmente en este proyecto la creación de una red de OSCs con el fin de desarrollar mecanismos de defensa transnacional, permitiendo así un mejor seguimiento de los nacionales de cada país en la totalidad de la ruta; y una campaña de sensibilización de la sociedad mexicana para disminuir las discriminaciones en contra a los migrantes. Otra acción básica pero que tuvo su importancia: la creación de un número de teléfono de emergencia para las personas migrantes con el fin de mejorar el tiempo de reacción de las autoridades. Estas acciones, aunque en apariencia básicas, no existían de manera coordenada entre los países.

El punto débil de este proyecto residió en su fuerza, es decir el carácter transnacional: en efecto, el objetivo mayor fue capacitar a los defensores de derechos de las personas migrantes. Esto implicó que cada actividad/seminario se desarrollara en una sola ciudad, y lo complicado entonces fue suscitar el interés de los socios provenientes de los demás países: por ello, ¿cómo capacitar a defensores hondureños en la ciudad de México por ejemplo? Esto hubiera implicado muchos costos, lo que en el marco del proyecto se tradujo en el desinterés de varios socios centroamericanos, cuyos costos de viaje no fueron contemplados en el presupuesto del proyecto. Es decir, no quisieron gastar su propio dinero – aunque sabemos que una fiscalía sí puede obtener dinero cuando lo necesita. La primordialidad del carácter transnacional se debe de entender por todos los países, y todavía no parece ser el caso. En este sentido, la UE no puede financiar iniciativas, cuyos socios no se involucran si una entidad ajena no les proporciona literalmente todo. No puede forzar entidades que no quieren asumir su deber.

Además, y probablemente sobre todo, este proyecto tuvo un objetivo mayor: fue importante para los intereses estratégicos y económicos de la UE, que busca penetrar el mercado latinoamericano en su conjunto al querer negociar acuerdos y diálogos bloque a bloque y no de país por país – aunque se enfrenta a la reticencia de los países latinoamericanos. Este proyecto le dio mucha visibilidad en varios países que forman parte del SICA, un bloque de integración regional de América Central. En este sentido, el objetivo de la cooperación al desarrollo de la UE tiene intereses económicos, pues no ayuda a los países solamente por generosidad, necesita un retorno de la inversión. La prueba es que para el periodo 2014-2020, la UE decidió interrumpir la ayuda al desarrollo con varios países de la región, y no apoyará los derechos humanos en los países de renta media alta – de los cuales México forma parte – pues considera que estos países pueden hacerse cargo de esta temática. Es decir, esta decisión es motivada por razones económicas. Cuando uno conoce la realidad mexicana – o de cualquier país de renta media-alta de América latina – parece una aberración vincular la protección de los derechos de las personas con el poder económico.

 

En el mismo periodo, la UE cofinanció dos otros proyectos en México, con base geográfica  – es decir que una convocatoria general se lanza en un solo país o en una región en especial, por oposición a la base temática. Los montos otorgados a cada proyecto son mucho menores, privilegiando la escala local y/o estatal en el caso de un país federal como México.

Uno de estos dos proyectos, intitulado “Apoyo y protección a defensores de las personas transmigrantes en situaciones de alto riesgo en Guanajuato” lo llevó a cabo la Organización Internacional No-Gubernamental (OING) Oxfam México entre el 2014 y el 2015. Los dos objetivos fueron prestar apoyo y protección a los defensores de las personas transmigrantes, para reforzar su capacidad de llevar a cabo su labor; y aumentar las capacidades y la seguridad de las casas de migrantes y defensores de las personas transmigrantes que operan en contexto de alta inseguridad en el Estado de Guanajuato. Guanajuato, por su información, es un lugar tanto de origen como de tránsito hacia el Norte.

Se organizaron, entre otras actividades, acciones de sensibilización de la población local a los problemas a los cuales se enfrentan los migrantes; espacios de diálogo y de colaboración entre OSCs, actores locales, municipales, y nacionales; y se fortaleció la red nacional de casas de migrantes – poniendo así la comunicación y la sensibilización en el centro del proyecto. Hay que destacar aquí que la sensibilización es muy importante ya que en 2013, el 40% de la población mexicana desconfiaba de las personas migrantes de América Central.

Este proyecto fue importante ya que proporcionó apoyo y visibilidad a dos casas de migrantes – que son probablemente los únicos lugares donde los migrantes pueden ir a pedir ayuda y descansar en una ruta que sigue siendo extremadamente peligrosa (frontera con Guatemala, tren La Bestia, y las dos masacres de San Fernando por mencionar unos lugares). Sin embargo, el organismo responsable del proyecto, Oxfam México, no es una casa de migrantes, y tampoco es una OSC mexicana. Esto nos muestra dos cosas: primero, el marco legal en México es una aberración, pues las OSCs de derechos humanos tienen que estar inscritas al Registro Federal de las Organizaciones de la Sociedad Civil para poder recibir fondos públicos, pero eso les obliga a pagar impuestos sobre las donaciones que reciben – para aclarar las dudas esto concierne las OSCs de derechos humanos, casi de ningún otro campo, lo que demuestra la poca consideración que se les otorgan a los derechos humanos en México. Muchas de las OSCs no pueden pagar impuestos, y así no constituyen OSCs, impidiéndoles recibir fondos públicos.

La segunda crítica es para la UE: se creó en el 2013 una base de datos que lista las OSCs mexicanas de derechos humanos – no solo las que están inscritas al Registro Federal, sino todas aquellas que hacen el trabajo de una OSC. Hubiera sido bastante fácil hacerlo unos años antes de que la UE decida no apoyar más los derechos humanos para ir esquivando la ley mexicana que prevé que las OSCs que no están inscritas al Registro Federal no pueden recibir fondos públicos, porque aquí hablamos de fondos mexicanos y no internacionales. En este sentido, le faltó a la UE una reacción más rápida y un marco menos rígido – como siempre pasa desafortunadamente.

 

Lamentablemente, la UE no ha apoyado en los últimos años proyectos geográficos en otros países de la región en cuanto a esta ruta migratoria. Hubiera sido interesante ver el tipo de acciones que se hubieran desarrollado, por ejemplo: sensibilización a los peligros que corren los emigrantes en la ruta, implementación de procesos de seguimiento de los emigrantes, creación de redes, implementación de políticas entre países o escalas de un mismo país (nacional, regional, municipal, local), etc. Esto nos indica que la UE considera, como en muchas otras áreas, que abordar un problema desde la raíz no es esencial, o que para ella la emigración ilegal desde los países centroamericanos no es el problema. La UE tiende a trabajar en los problemas cuando no los puede negar, en este caso probablemente hasta que la ayuda de su Dirección General DEVCO (cooperación internacional para el desarrollo) se vuelva en un trabajo para su Dirección General ECHO (ayuda humanitaria y protección civil). En nuestro caso, México constituye la punta del iceberg, y se ve. América Central es la base, está sumergida, y no se ve. Mientras se la mantiene sumergida, no se va a ver. En fin: con el tiempo el iceberg entero se va a hundir si no se hace nada.

El interés de la Unión Europea (UE) por América Latina o el interés de América Latina (LAC) por la Unión Europea

Este es el primero de una serie de artículos que tienen por objeto realizar un análisis u ofrecer puntos de vista  de la relación birregional entre la Unión Europea y América Latina, para motivar el debate y el interés entre ambas regiones.

 Como nuestro título lo señala, ¿La Unión Europea sigue interesada por América Latina? o también nos deberíamos de preguntar si ¿América Latina sigue interesada por la Unión Europea? A pesar de los vínculos culturales que pueda tener Europa con el continente Americano, la complejidad de los problemas actuales limitan este acercamiento.

 En términos generales podemos destacar dos tipos de fenómenos que frenan la relación birregional: los de carácter endógeno y exógeno.

El lema de la UE fue <<Unión en la diversidad>> misma que es evidente no solo por la cantidad de países que integran el organismo, sino al interior de cada uno de los miembros, lo que genera una relación muy compleja. El ejemplo más palpable es adoptar como lengua oficial como el catalán o el celta, aunque hay muchas otras que no han sido adoptadas.

Geográficamente se identifican cinco regiones: norte, central, sureste, oeste y sur. Las cuales se van modificando a través del tiempo como consecuencia de los intereses geopolíticos de un contexto determinado. Por ejemplo, el peso político de incluir dentro de Europa Central a países que durante la Guerra Fría formaban parte de Europa de Este: Polonia, Hungría, Eslovaquia, Rep. Checa (antes Checoslovaquia).

Desde 2004 con la entrada de los países que estaban en la esfera de influencia de la Unión Soviética modificaron los intereses de la UE. Los nuevos miembros desean abordar en el seno de las Instituciones Europeas los temas relacionados a su desarrollo y los temas que tengan que ver con su frontera más próxima. Para ello, Polonia se convierte en un actor fundamental, que adoptará una estrategia atlantista y Rusia se convierte en una amenaza.

Podemos agregar, la crisis económica que afecta a los países periféricos de la Unión, misma que coadyuvó a dar un lugar de importancia a los movimientos euroescépticos y que afecto la confianza en las instituciones.

Para América Latina, los factores endógenos podemos enlistar son las crisis sociales, económicas y políticas; que no son exclusivas de países de izquierda o derecha, se presentan con diversos matices: la pobreza, la corrupción, la educación, entre otros, aunque la más destacada: es el narcotráfico que tiene un lugar dominante en todos los medios de comunicación.

Ahora bien, los factores exógenos que afectan el interés de la UE y LAC tenemos: la creciente importancia de China en la escena internacional y como actor que provocaría la continuación de la Gran crisis. China amplía su presencia en África y en América, en esta última con diferentes grados de penetración.

La presencia de los Estados Unidos de América, LAC es su región de influencia por excelencia; los países de latinoamericano no podrán avanzar si no mantienen la línea propuesta por los Estados Unidos y, si esta no es acatada por un país, puede llevar a represalias; el ejemplo más representativo hasta hace poco fue Cuba y en la actualidad Venezuela. Además, una política de divide y vencerás es llevada a cabo, misma que se observa con los numerosos y diversos intentos de integración.

A pesar de lo anterior, la Unión Europea no desea perder su lugar geoestratégica en LAC y esta última quiere continuar en los programas de cooperación de la Unión que se traducen en Inversión Extranjera Directa. Desde este punto de vista parece una estrategia de ganar-ganar.

Para concluir, el contexto interno e internacional no es tan favorable para ambas Partes. La atracción entre ambas no es estable y se tiene que trabajar para lograrlo y así construir bases más sólidas y en particular en América Latina.

Schließung der Balkanroute: eine Auswanderungsgeschichte

Hassan hat einen Traum: er will nach Deutschland fliehen. Syrien ist nicht für seine Familie geeignet, es ist zurzeit für keine Familie geeignet. Denn es gibt Krieg. Es gibt Zerstörung. Es gibt Tod. Es gibt Hunger. Es gibt Daesh. Deshalb muss er nach Deutschland. Seine Familie kann er aber nich verlassen. Auch nicht für ein paar Wochen, um dort ein Heim für sie zu finden. Diese Möglichkeit gibt es aber doch jetzt kaum. Diese ist die Geschichte Hassans. Diese ist die Geschichte von Millionen Personen, die in Europa ein gefahrloses Leben verbringen möchten.

 

Heute ist der Tag, von dem wir seit anderthalb Jahren geträumt haben. Ich habe zwei Kinder, zwei junge Söhne. Und natürlich auch meine Frau. Wir haben diese Entscheidung vor anderthalb Jahren getroffen, als die Truppen Daeshs ein Nachbardorf „besucht“ haben und junge Mädchen als sexuelle Sklaven genommen und Männer einfach hingerichtet haben. Die wenigen, die das Ereignis erlebt und überlebt haben, haben alles verloren: ihre Söhne, ihre Töchter, ihre Ehefrauen, ihre Nachbarn. Nicht ihre Freiheit, sagen sie. Nicht ihre Würde, sagen sie. Aber was für eine Freiheit bleibt es dem Mensch übrig, wenn er sie mit niemand teilen kann? Meine Söhne sind 11 und 13, meine Frau ist 34. Frei sind wir nicht. Niemand ist frei in Syrien. Denn Freiheit ist ein Luxus, und Luxus gibt es hier keinesfalls. Wir leben im Angst und im Armut und Würde haben wir auch nicht.

Heute ist der Tag, von dem wir seit anderthalb Jahren geträumt haben. Wir haben US$1800/Erwachsene ausgegeben, und US$1500/Kind. Wir haben doch versucht, einen Rabatt zu erhalten, aber „zu diesem Preis ist es ja geschenkt!“, hat uns Ahmed geantwortet. Wir sind doch nicht reich, und US6600$ ist für uns sehr viel. Ich verdiene US$15/Tag, aber wir können uns darauf nicht beklagen. Ahmed has uns versprochen, wir seien nur 30 im Schlauchboot zwischen Bodrum und der Insel von Kos, deshalb der Preis. „Viele erhalten einen Rabatt, aber dann sind sie 50 im Boot, und es gibt hohe Risiken. Sie müssen zwischen Sicherheit und Geld auswählen“. Und mit zwei Söhnen war die Wahl ganz einfach.

Heute ist der Tag, von dem wir seit anderthalb Jahren geträumt haben. Die Rucksäcke sind seit langem gepackt. Wir bringen nicht viel mit. Viel haben wir sowieso nicht: Kleider und unserer Koran. Abdallah und seine Familie sind vor zwei Monaten durch die Türkei und die Balkanländer auf dem Weg nach Deutschland geflohen. In Köln gibt es eine große Gemeinschaft von Alawiten, hat er uns einmal gesagt. Mit ihm und seiner Familie haben wir seitdem keinen Kontakt gehabt, aber sie sind nicht zurückgekommen. Das bedeutet, dass es ihnen gut geht. Wir werden sie dort treffen. Wir können darauf kaum abwarten! Zuerst nach der Türkei, dann Griechenland, Mazedonien, Kroatien, Serbien, Ungarn, Österreich, und schließlich Deutschland, unserem Ziel.

Heute ist der Tag, von dem wir seit anderthalb Jahren geträumt haben. Wir sind jetzt in Bodrum und warten seit sieben Stunden auf Samir, unseren Schlepper. Einige unserer Leidensgenossen warten seit einem Tag, denn zwei Sclauchboote sind gesunken. „Das passiert aber nicht so oft“, wurden wir gesagt. „Nur mit denjenigen, die wenig bezahlt haben“. Wir sind darum erleichtert, weil das uns nicht betrifft. Hier gibt es nicht nur Syrer, sondern auch Afghanen und Iraker. Sommer in Bodrum sieht doch ganz anders als in Syrien. Wir sehen viele Ausländer im Hafen. Wir kommen ihnen aber nicht näher. „Es kann gefärlich sein“, sagt uns Mahdi. An diesem Moment denke ich: „Diese Leute werden unsere Nachbarn sein, und sie haben Shorts an!“.

Heute ist der Tag, von dem wir seit anderthalb Jahren geträumt haben. Das Boot ist fertig, es wartet auf uns. In einer Stunde sind wir in Europa. Wir steigen einer nach dem anderen auf. Zehn, zwanzig, dann sind wir dran. „Es gibt schon keinen Raum“, denke ich. Meine Frau, meine Söhne, dann ich. Wir sind schon 27, und ich kann immer noch 20 Personen sehen. Das Boot ist wahrscheinlich bloß für 20 geeignet. Und da sind wir jetzt 40, mit unserem Gepäck. Ich betone, wir wurden gesagt, dass wir 30 wären. „Manchmal sind es sogar 60. Es gibt viele Personen, die seit langem warten. Wenn ihr wollt, könnt ihr gerne austeigen und auf das nächste warten“, antwortet der Bootfahrer. Wir warten schon seit anderthalb Jahren, aber wir wollen nicht mehr warten. Das macht nichts, Europa ist nur eine Stunde weit entfernt. Vielleicht sogar weniger. Was kann denn passieren? Wir fangen Rettungswesten auf, und los geht es.

Heute ist der Tag, von dem wir seit anderthalb Jahren geträumt haben. Das Wasser ist kalt. Die Rettungsweste meines Sohns ist kaputt. Ich gebe ihm meine und weiß auf diesem Moment, dass alles in Ordnung sein will. Wir sind hier seit 40 Minuten. Ich werfe meiner Familie einen letzten Blick zu, und atme tief. Tiefer und tiefer werde ich angezogen. Ihre Figuren werden unschärfer und unschärfer, aber meine Augen will ich nicht schließen. Als ich hier bin und meine Familie langsam verlasse, weiß ich, dass es sich alles gelohnt hat.

Meine Familie ist frei. Ich bin frei. Ich bin glücklich.

Heute war der Tag, von dem wir seit anderthalb Jahren geträumt hatten. Heute war der Tag, von dem Millionen seit anderthalb Jahren geträumt hatten.

 

Jedes Jahr, Hunderte von Menschen kommen ums Leben auf dem Weg nach einem besseren Leben. Die sind Syrer, Afghanen, Iraker, Algerier, Libyer, Nigrer, Malier, Eritreaner und viele mehr. Die sind nicht nur Flüchtlinge, die sind kein Status, die sind vor allem Menschen. Während die Europäische Union es am 7. März entschlossen hat, die Balkanroute für die aus wirtschaftlichen Gründen Flüchtlinge definitiv zu schließen, werden sich diese Menschen zwischen dem Tod in ihrem Land, dem Tod im Mittelmeer und unmenschilichen Lebensbedingungen in einem Flüchtlingslager entscheiden sollen. Das ist keine Antwort, Bundeskanzlerin Merkel, Präsident Hollande, Premierminister Cameron, Ministerpräsident Orbán und Bundeskanzler Faymann. Ich bin allerdings damit einverstanden, dass wir nicht alle diese Menschen in unseren Wirtschaften absorbieren können. Die Lösung habe ich nicht, und ich schlage auch nichts vor. Ich glaube trotzdem, dass die Zivilgesellschaft den Regierungen bei der Formulierung von Public Policies helfen kann. Aber der Bürgerschaft hört die EU nie zu. Wir sind circa 509 Millionen Menschen in der EU. Es ist so gut wie sicher, dass jemand eine kluge Idee hat – mindestens eine klügere Idee.

Diese Menschen sind nicht das Problem, sie sind die Lösung. Ihre Integration in den europäischen Gesellschaften würde natürlich nicht leicht sein, aber viele brauchen einfach nur eine Möglichkeit. Die Eltern werden leider nie voll integriert sein, aber die Kinder, Großkinder, Großgroßkinder allmählich schon. Das braucht natürlich gezielte Integrationspolitiken. Im Fall Deutschlands können sie sogar die Antwort auf das Demographieproblem bestehen. Egal, ob sie aus wirtschaftlichen oder politischen Gründen emigrieren wollen. Sie kommen, weil sie einfach keine andere Wahl haben. Wenn ihr sie nicht willkommen wollt, dann sölltet ihr ihnen eine Alternative anbieten.

Ich habe diesen Text auf Deutsch verfasst, um zu sagen, dass viele dieser Menschen sich integrieren wollen – und sich durchaus bewusst sind, dass sie sich integrieren sollen – und dass Deutschland, die an der Spitze der EU ist, viele dieser Menschen aufnehmt. Die nächsten Generationen werden die Sprache des Landes können: Deutsch, im Fall Deutschlands. Diese Menschen sind nicht unsere Feinde, weil es bedeuten würde, dass die Menschlichkeit unserer Feind ist. Und davon handelt es sich normalerweise nicht. Bitte, bemüht euch, und findet eine würdige Lösung. Refugees lives matter.