La mirada de un latinoamericano en la Unión Europea

Pienso que más correcto hablar de latinoamericano que de mexicano,  siendo que en la actualidad las regiones serán uno de los principales actores en la escena internacional; bien podría hablar de pacifeño como un gentilicio para los habitantes de la Alianza del Pacifico (¡otro intento de integración!), pero prefiero retener el slogan de la Unión Europea <<La unión en la diversidad>>.

Mi primer contacto real, más allá de los libros, revistas, periódicos, internet, fue en Irlanda, en el día a día podía apreciar la UE no solo por el discurso sino en la vida cotidiana. La Isla esmeralda con gente que llegaba de toda Europa para estudiar inglés, recién llegados de los nuevos miembros del club, Europa Central (ya no era más Europa del este, ahora es Europa Central, tal vez decir Europa del este tiene connotaciones peyorativas o escalofriantes) como Polonia o República Checa, sin embargo, no solo venían de Europa Central sino también de España e Italia. Una torre de babel en Dublín en donde todos los europeos tenían facilidad de estudiar, trabajar y colaborar con el crecimiento del país.

Europa con religiones diferentes llámeseles ortodoxos, protestantes, anglicanos, católicos; con lenguas de distintas familias, germanas, latinas, eslavas, helénicas  (vaya se complica el tema entre religiones y lenguas) y a este cultivo, hay que agregarle una pisca de nacionalismos (ahora parece que hierve) o si hablamos a nivel racial (si este existe en la actualidad propiamente dicho) por ejemplo eslavos, latinos, germanos, sajones, etc. etc. etc. a pesar de todo lo anterior, es una muestra de la condición del continente Europeo, que lograron reunirse ponerse de acuerdo y salir adelante.

Oh América Latina!, en términos generales somos católicos, hablamos español o portugués que es la misma familia de una lengua latina pero estamos llenos de fronteras ideológicas, físicas o raciales y que borran ese mismo origen formativo de bien podría ser la colonización española. En algún momento fuimos un solo “país” (para bien o para mal), América Latina no tiene países fuertes o débiles todos son iguales pero nos gusta crear enemigos, retener fantasmas o  conservar “colonizadores” ya inexistentes y que únicamente se encuentran en libros de historia.

En Europa, cada país está inmerso en una serie de divisiones si seguimos con el ejemplo de Irlanda que cuenta con dos idiomas oficiales celta e inglés, dos religiones que provoco una división del país entre católicos y protestantes, pero no están inmersos en un irlanismo, también tienen conocimiento de lo que pasa más allá. En América Latina, nuestras divisiones internas no nos dejan ver a otros lados, indígenas, mestizos o “europeos” (ya no son más europeos, son latinoamericanos, pero nosotros seguimos alimentando esta idea) y otras divisiones reales o inventadas para centrarnos en nosotros mismos y no ver lo que se encuentra del otro lado de las fronteras reales e inventadas.

Antes de finalizar, me gustaría recordar que en Irlanda me dieron la bienvenida más improvisada a Europa, un país con gente siempre hospitalaria; en un supermercado, una señora se me acercó y me dijo –Welcome to Ireland – esas palabras cortas y fuertes a la vez, crean amistades eternas. La gente desea platicar, conversar contigo y contarte se du país; todo esto, es para mí es la UE, un lugar que acepta, recibe y convive con gente que tiene diferentes maneras de pensar, esta es la imagen que seguiré guardando,  que me inspiró a estudiar,  atender, comprender, analizar el viejo y renovado continente.

El 9 de mayo puede ser un momento de reflexión para nosotros los latinoamericanos; la Unión Europea  que atraviesa por problemas de diversa índole políticos, económicos y sociales, seguirá adelante, los europeístas (y su antítesis, los que se van por el lado del escepticismo) siempre han podido criticar el sistema y mejorarlo; la gente no guarda silencio, todos opinan, hay autocritica, algunos más radicales que otros pero es aquí en donde se encuentra su riqueza.

La UE siempre ha atravesado por momentos difíciles, la crisis no es nueva, lo que se manifestó, se manifiesta y se manifestará y al final encontrará una solución, una respuesta o el tiempo la borrará, y saldará fortalecida; sin embargo, todo avanza poco a poco, no es fácil poner de acuerdo, sentar a la mesa 28 países que desean tener presencia en cada una de las negociaciones y un poco del interés de las empresas privadas que afecta, perturba, ralentiza, sofoca u olvida algunos temas de la agenda Europea (pero los intereses de la iniciativa privada es un tema que se tratara en otro momento).

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s