Un nuevo régimen internacional para afrontar los efectos adversos del cambio climático.

Dentro de unos cuatro años (2020) contaremos con un nuevo instrumento internacional, nombrado: el Acuerdo de París, el cual va a darle un mayor impuso a los objetivos de la Convención de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), el cual va a regir los futuros acuerdos de cooperación entre la Unión Europea y América Latina en materia de cambio climático.

Resaltaremos algunos puntos que consideramos no dejar de lado más allá de lo que ya se ha dicho como un Acuerdo justo, diferenciado, duradero, dinámico, universal y jurídicamente vinculante y la diferencia entre un protocolo y un acuerdo según las UN.

La ONU precisa que el <<protocolo>> se usa para nombrar los acuerdos menos formales que un <<tratado>>, <<convención>> o <<convenios>> del cual se diferencias seis tipos: el protocolo de firmas, el protocolo facultativo, el protocolo basado en un tratado marco, el protocolo de enmienda, el protocolo complementario y el proces-verbal.[1]

Todos los protocolos tienen como propósito mejorar, profundizar o contribuir al objeto de un tratado. El Protocolo de Kioto forma parte del tercer tipo, protocolo basado en un tratado marco” el cual establece obligaciones que no son parte del tratado original, en nuestro caso es la CMNUCC y que se ratifican por separado, lo que va a crear un sistema de dos niveles; mismo que se percibe con la celebración de la Conferencia de las Partes de la CMNUCC (COP) y la Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el Protocolo de Kioto (CMP).

Sobre el << acuerdo>>  la ONU define dos tipos: el genérico y el específico. Los genéricos son Tratados que no cumplen estrictamente la definición de tratado,  pueden ser vinculantes en función de sus partes. El segundo, los específicos que puede ser de carácter particular, se consideran menos formales y se limitan  a algunos asuntos o temas. Ambos son de carácter técnico o administrativo y que en muchos casos no necesitan la ratificación solo la firma de los representantes; cabe resaltar que hay acuerdos que modifican el marco general de un tratado, convenio o convención en una etapa posterior, para nosotros ese marco es el que establece la CMNUCC.[2]

El Acuerdo de París intenta adaptarse a la nueva dinámica internacional, sus preocupaciones y sus desacuerdos; como ejemplo, mencionaremos algunas diferencias o similitudes entre el Protocolo de Kioto y el Acuerdo de París.

El objetivo del Protocolo de Kioto (art. 3) es reducir las emisiones de gases efecto invernadero en no menos de 5% al de 1990, un objetivo destinado a los países del Anexo I de la CMNUCC que estaba integrada por países miembros de la OCDE para principios de 1990 y del antiguo bloque soviético, a las primeras se les denomina países desarrollados y a las segundas economías en transición.

El objetivo del Acuerdo de París (art. 2) es mejorar la aplicación de la CMNUCC y reforzar la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático en el contexto del desarrollo sostenible y de los esfuerzo por erradicar la pobreza. Este objetivo ya no está destinado a un solo grupo de actores, por medio de una respuesta mundial; lo que modifica totalmente la noción que estaba muy presente en el Protocolo de Kioto.

El Acuerdo no pone toda la responsabilidad a alguna de las partes. Ahora, son todas las partes las que pueden intervenir, participar, coadyuvar con el propósito de la CMNUCC; cabe resaltar que ahora se usara el término amenaza para designar los efectos negativos del cambio climático.

Otro punto importante es  el principio de: (art 10 protocolo de Kioto) Responsabilidades comunes pero diferenciadas y sus respectivas capacidades; hasta aquí se usa en las declaraciones a nivel internacional, por ejemplo aparece en el en el punto 31 de la Declaración de Lima de la Cumbre ALC-UE en 2008 o el punto 10 de la Declaración de Santiago 2003 de la Cumbre  CELACUE.

En París, el principio no se modificó (art. 2-2): responsabilidades comunes  pero diferenciadas y capacidades respectivas. A pesar de que el objetivo invite a todos a participar, los actores no tienen las mismas características, responsabilidades o responsabilidad histórica frente al problema.

Este principio, lo tratan de conservar los países en desarrollo por considerar a los países desarrollados como los responsables de la perturbación del clima; es así que los países con un menor desarrollo industrial se sienten menos obligados o culpables con respecto al tema y que tienen el mismo derecho para aumentar su desarrollo industrial lo que causaría más emisiones de gases contaminantes a la atmosfera.

Lo anterior se reafirma en el art. 4 del Acuerdo de París en el cual se invita a los países en desarrollo a colaborar para reducir las emisiones de los gases efecto invernadero.

En tercer lugar, tenemos el hecho de que el Acuerdo le da una oportunidad a los enfoques no relacionados al mercado (art. 6 Acuerdo de País), a lo que el Protocolo de Kioto ni le daba importancia, no hay que olvidar el contexto histórico en que se redacta el mismo.

En cuarto lugar es la dimensión (art. 7 Acuerdo de París) al que le dan al problema desde el individual hasta el internacional, lo que es un reflejo de la complejidad del problema cuando nos referimos a la cantidad de actores pueden intervenir para proponer soluciones, estas dimensiones son la locales, subnacionales, regionales e internacionales. El Protocolo de Kioto no señala tantas dimensiones.

Continua la estructura de que son los países desarrollados deberían proporcionar los recursos financieros a los países en desarrollo, aunque otras partes lo pueden hacer de manera voluntaria (art. 9). No se define claramente cuáles son los países desarrollados, aunque es un hecho que la misma comunidad internacional señala quienes son desarrollados; de cualquier manera ya no es una responsabilidad de una lista de países establecida, como sucede con el Protocolo de Kioto, ahora pueden existir otros países  o entidades que pueden ofrecer esta ayuda.

La participación del Estado sigue presente, cuenta con un lugar importante y puede decirse que de forma indirecta; por ejemplo (art. 11 Acuerdo de París) cuando se aconseja que el  fomento a las capacidades debería estar bajo el control de los países pero en la que pueden participar muchos tipos de actores y en diversas dimensiones.

El artículo 13 y 15 del Acuerdo de París, llama la atención al establecer un marco de transparencia reforzada y que el apoyo a los países en desarrollo sea de manera facilitadora, no intrusiva y no punitiva, respetando la soberanía nacional. Esto interesante, porque no estaría presente este tipo de artículos en el Acuerdo a no ser de que se hayan dado casos de corrupción con sus diferentes maneras de manifestarse.

Más allá de los cuatro puntos clave del Acuerdo de París que han dado a conocer, el mismo constituye un nuevo régimen internación por el cual se estarán estableciendo las relación birregional EU-LAC en materia de cooperación contra la amenaza del cambio climático.

Es un Acuerdo que se adapta al actual escenario internacional, como en su tiempo lo fue en la redacción del Protocolo de Kioto, pero nos preguntamos si el escenario en 2020 continuará por la misma tendencia o surgirá un fenómeno internacional de relevancia que provoqué que el acuerdo sea complicado de llevar a cabo; sin embargo los objetivos se revisaran cada cinco años.

Para finalizar, la presencia de algunos palabras como amenaza, seguridad alimentaria, soberanía, no punitiva, no intrusiva, no contenciosa; tiene una connotación inquietante y está muy de moda ligar toda iniciativa como si fuera un peligro internacional, al parecer este punto de vista estuvo muy presente en la negociación del Acuerdo. Sin embardo este tipo de discurso político motiva e impulsa las labores para que la mitigación de los gases de efecto invernadero y la adaptación al Cambio Climático, asimismo los Estado que participen y tengan confianza para colaborar con otros por el bien de todos los seres vivos que habitamos este planta.

[1] http://www.un.org/spanish/documents/instruments/terminology.html

[2] http://www.un.org/es/treaty/untc.shtml#agreements

Advertisements

La cooperación práctica entre la Unión Europea, México y América Central en el marco de la ruta de los emigrantes

La ruta de los emigrantes de América Central y México hacia los Estados Unidos de América es un tema complejo. Mientras los países de América Central están subdesarrollados y devastados por la pobreza, la desigualdad social y la violencia, México sigue siendo un hostspot y un país de tránsito obligatorio para llegar a los EE.UU. Podemos considerar además que México no logra contener la inmigración en su territorio – aunque es un país en desarrollo, el nivel de ayuda a los inmigrantes sigue siendo insuficiente. Los EE.UU., por su parte, tienen una política estricta – incluso construyen muros a la frontera – y no quieren manejar estas poblaciones, lo que resultó en 2015 en más aprehensiones por las autoridades mexicanas que estadounidenses. Cabe destacar, para plantear un poco la situación, que en 2015 llegaron tantos centroamericanos como mexicanos – la guerra contra el narcotráfico en El Salvador tuvo mucho que ver con esto. Este giro seguro va a marcar un cambio en la manera de manejar la crisis: los países de América Central no van a poder esconderse detrás de México y el pretexto de que se trata de una crisis que tiene raíces mexicanas por la mayor cantidad de emigrantes provenientes de este país. Este equilibrio de los flujos de América Central y de México se vio venir desde años, pero es obvio que se convirtió más y más en un problema típicamente regional y no nacional a lo largo de los años. Las estrategias para combatir esta emigración ilegal y garantizar los derechos humanos de estas personas hasta ahora han fracasado, y es importante que se redefina un nuevo planteamiento para poner en marcha nuevas políticas, y sobre todo una cooperación internacional mayor y más eficaz. Se requiere de proyectos y decisiones comunes.

Para ayudar, la Unión Europea cofinanció hace un par de años varios proyectos de cooperación con autoridades y Organizaciones de la Sociedad Civil (OSCs) de México y América Central para garantizar la protección de estas personas vulnerables. Estos proyectos han tenido un impacto relativamente bueno, pero el hecho de que una entidad ajena al problema intente mejorar la situación es una muestra más de que las autoridades de los países involucrados no hacen su deber primario, que consiste en garantizar los derechos humanos de todas las personas.

Son estos proyectos que vamos a abordar: la cooperación práctica entre la UE y América Central y México en el marco de la ruta de los migrantes.

 

El primer proyecto que vamos a ver se llamó “Protección y promoción de los derechos humanos de las personas migrantes en tránsito, desde la gestión local y a través de la articulación de organismos públicos de derechos humanos y de Organizaciones de la Sociedad Civil”, y se desarrolló entre el 2013 y el 2015 en México, Honduras, El Salvador y Nicaragua. La autoridad a cargo de implementar este proyecto de cooperación fue la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) – que ahora corresponde a la Ciudad de México – con socios en los demás tres países. Este proyecto formó parte de una convocatoria con base temática – es decir en un campo definido pero abierta al mundo entero – con un financiamiento muy importante.

A los inicios en 2013, las expectativas fueron altas, y aunque se trató de un proyecto complicado por el tipo de los socios involucrados – algunos de los socios en México fueron comisiones estatales de derechos humanos que oficialmente son independientes del gobierno federal, pero que en la práctica reciben fondos del mismo gobierno y deben rendir cuentas de lo que hacen a este donante – el gobierno como tal no tenía palabra decisiva. Sin embargo, dos socios tuvieron que apartarse del proyecto por esta misma razón. Por lo general, en México fueron OSCs las que participaron del proyecto, lo que en un país con tanto crimen organizado y corrupción a todas escalas de la sociedad no puede ser nada malo. En los tres otros países, fueron fiscalías. Ahora bien, ¿porque este proyecto fue tan importante? Es sencillo: al apoyar la iniciativa, la UE apoyó e involucró un bloque regional y no solo un país, lo que manda la señal de que se trata de una problemática fundamentalmente regional, que los actores de los países tienen que manejar juntos y no con base de dispositivos nacionales como ha sido el caso hasta ahora, pues la cooperación entre estos países ha sido insuficiente, lo que ha generado la crisis actual.

Tratándose de un proyecto regional, la interculturalidad fue abordada en el transcurso del proyecto. Los dos objetivos fueron los siguientes: el fortalecimiento de las capacidades institucionales de las OSCs y de los organismos públicos; y la implementación de estrategias para reducir el nivel de vulnerabilidad de las personas migrantes en tránsito en México. Destacaron particularmente en este proyecto la creación de una red de OSCs con el fin de desarrollar mecanismos de defensa transnacional, permitiendo así un mejor seguimiento de los nacionales de cada país en la totalidad de la ruta; y una campaña de sensibilización de la sociedad mexicana para disminuir las discriminaciones en contra a los migrantes. Otra acción básica pero que tuvo su importancia: la creación de un número de teléfono de emergencia para las personas migrantes con el fin de mejorar el tiempo de reacción de las autoridades. Estas acciones, aunque en apariencia básicas, no existían de manera coordenada entre los países.

El punto débil de este proyecto residió en su fuerza, es decir el carácter transnacional: en efecto, el objetivo mayor fue capacitar a los defensores de derechos de las personas migrantes. Esto implicó que cada actividad/seminario se desarrollara en una sola ciudad, y lo complicado entonces fue suscitar el interés de los socios provenientes de los demás países: por ello, ¿cómo capacitar a defensores hondureños en la ciudad de México por ejemplo? Esto hubiera implicado muchos costos, lo que en el marco del proyecto se tradujo en el desinterés de varios socios centroamericanos, cuyos costos de viaje no fueron contemplados en el presupuesto del proyecto. Es decir, no quisieron gastar su propio dinero – aunque sabemos que una fiscalía sí puede obtener dinero cuando lo necesita. La primordialidad del carácter transnacional se debe de entender por todos los países, y todavía no parece ser el caso. En este sentido, la UE no puede financiar iniciativas, cuyos socios no se involucran si una entidad ajena no les proporciona literalmente todo. No puede forzar entidades que no quieren asumir su deber.

Además, y probablemente sobre todo, este proyecto tuvo un objetivo mayor: fue importante para los intereses estratégicos y económicos de la UE, que busca penetrar el mercado latinoamericano en su conjunto al querer negociar acuerdos y diálogos bloque a bloque y no de país por país – aunque se enfrenta a la reticencia de los países latinoamericanos. Este proyecto le dio mucha visibilidad en varios países que forman parte del SICA, un bloque de integración regional de América Central. En este sentido, el objetivo de la cooperación al desarrollo de la UE tiene intereses económicos, pues no ayuda a los países solamente por generosidad, necesita un retorno de la inversión. La prueba es que para el periodo 2014-2020, la UE decidió interrumpir la ayuda al desarrollo con varios países de la región, y no apoyará los derechos humanos en los países de renta media alta – de los cuales México forma parte – pues considera que estos países pueden hacerse cargo de esta temática. Es decir, esta decisión es motivada por razones económicas. Cuando uno conoce la realidad mexicana – o de cualquier país de renta media-alta de América latina – parece una aberración vincular la protección de los derechos de las personas con el poder económico.

 

En el mismo periodo, la UE cofinanció dos otros proyectos en México, con base geográfica  – es decir que una convocatoria general se lanza en un solo país o en una región en especial, por oposición a la base temática. Los montos otorgados a cada proyecto son mucho menores, privilegiando la escala local y/o estatal en el caso de un país federal como México.

Uno de estos dos proyectos, intitulado “Apoyo y protección a defensores de las personas transmigrantes en situaciones de alto riesgo en Guanajuato” lo llevó a cabo la Organización Internacional No-Gubernamental (OING) Oxfam México entre el 2014 y el 2015. Los dos objetivos fueron prestar apoyo y protección a los defensores de las personas transmigrantes, para reforzar su capacidad de llevar a cabo su labor; y aumentar las capacidades y la seguridad de las casas de migrantes y defensores de las personas transmigrantes que operan en contexto de alta inseguridad en el Estado de Guanajuato. Guanajuato, por su información, es un lugar tanto de origen como de tránsito hacia el Norte.

Se organizaron, entre otras actividades, acciones de sensibilización de la población local a los problemas a los cuales se enfrentan los migrantes; espacios de diálogo y de colaboración entre OSCs, actores locales, municipales, y nacionales; y se fortaleció la red nacional de casas de migrantes – poniendo así la comunicación y la sensibilización en el centro del proyecto. Hay que destacar aquí que la sensibilización es muy importante ya que en 2013, el 40% de la población mexicana desconfiaba de las personas migrantes de América Central.

Este proyecto fue importante ya que proporcionó apoyo y visibilidad a dos casas de migrantes – que son probablemente los únicos lugares donde los migrantes pueden ir a pedir ayuda y descansar en una ruta que sigue siendo extremadamente peligrosa (frontera con Guatemala, tren La Bestia, y las dos masacres de San Fernando por mencionar unos lugares). Sin embargo, el organismo responsable del proyecto, Oxfam México, no es una casa de migrantes, y tampoco es una OSC mexicana. Esto nos muestra dos cosas: primero, el marco legal en México es una aberración, pues las OSCs de derechos humanos tienen que estar inscritas al Registro Federal de las Organizaciones de la Sociedad Civil para poder recibir fondos públicos, pero eso les obliga a pagar impuestos sobre las donaciones que reciben – para aclarar las dudas esto concierne las OSCs de derechos humanos, casi de ningún otro campo, lo que demuestra la poca consideración que se les otorgan a los derechos humanos en México. Muchas de las OSCs no pueden pagar impuestos, y así no constituyen OSCs, impidiéndoles recibir fondos públicos.

La segunda crítica es para la UE: se creó en el 2013 una base de datos que lista las OSCs mexicanas de derechos humanos – no solo las que están inscritas al Registro Federal, sino todas aquellas que hacen el trabajo de una OSC. Hubiera sido bastante fácil hacerlo unos años antes de que la UE decida no apoyar más los derechos humanos para ir esquivando la ley mexicana que prevé que las OSCs que no están inscritas al Registro Federal no pueden recibir fondos públicos, porque aquí hablamos de fondos mexicanos y no internacionales. En este sentido, le faltó a la UE una reacción más rápida y un marco menos rígido – como siempre pasa desafortunadamente.

 

Lamentablemente, la UE no ha apoyado en los últimos años proyectos geográficos en otros países de la región en cuanto a esta ruta migratoria. Hubiera sido interesante ver el tipo de acciones que se hubieran desarrollado, por ejemplo: sensibilización a los peligros que corren los emigrantes en la ruta, implementación de procesos de seguimiento de los emigrantes, creación de redes, implementación de políticas entre países o escalas de un mismo país (nacional, regional, municipal, local), etc. Esto nos indica que la UE considera, como en muchas otras áreas, que abordar un problema desde la raíz no es esencial, o que para ella la emigración ilegal desde los países centroamericanos no es el problema. La UE tiende a trabajar en los problemas cuando no los puede negar, en este caso probablemente hasta que la ayuda de su Dirección General DEVCO (cooperación internacional para el desarrollo) se vuelva en un trabajo para su Dirección General ECHO (ayuda humanitaria y protección civil). En nuestro caso, México constituye la punta del iceberg, y se ve. América Central es la base, está sumergida, y no se ve. Mientras se la mantiene sumergida, no se va a ver. En fin: con el tiempo el iceberg entero se va a hundir si no se hace nada.

El interés de la Unión Europea (UE) por América Latina o el interés de América Latina (LAC) por la Unión Europea

Este es el primero de una serie de artículos que tienen por objeto realizar un análisis u ofrecer puntos de vista  de la relación birregional entre la Unión Europea y América Latina, para motivar el debate y el interés entre ambas regiones.

 Como nuestro título lo señala, ¿La Unión Europea sigue interesada por América Latina? o también nos deberíamos de preguntar si ¿América Latina sigue interesada por la Unión Europea? A pesar de los vínculos culturales que pueda tener Europa con el continente Americano, la complejidad de los problemas actuales limitan este acercamiento.

 En términos generales podemos destacar dos tipos de fenómenos que frenan la relación birregional: los de carácter endógeno y exógeno.

El lema de la UE fue <<Unión en la diversidad>> misma que es evidente no solo por la cantidad de países que integran el organismo, sino al interior de cada uno de los miembros, lo que genera una relación muy compleja. El ejemplo más palpable es adoptar como lengua oficial como el catalán o el celta, aunque hay muchas otras que no han sido adoptadas.

Geográficamente se identifican cinco regiones: norte, central, sureste, oeste y sur. Las cuales se van modificando a través del tiempo como consecuencia de los intereses geopolíticos de un contexto determinado. Por ejemplo, el peso político de incluir dentro de Europa Central a países que durante la Guerra Fría formaban parte de Europa de Este: Polonia, Hungría, Eslovaquia, Rep. Checa (antes Checoslovaquia).

Desde 2004 con la entrada de los países que estaban en la esfera de influencia de la Unión Soviética modificaron los intereses de la UE. Los nuevos miembros desean abordar en el seno de las Instituciones Europeas los temas relacionados a su desarrollo y los temas que tengan que ver con su frontera más próxima. Para ello, Polonia se convierte en un actor fundamental, que adoptará una estrategia atlantista y Rusia se convierte en una amenaza.

Podemos agregar, la crisis económica que afecta a los países periféricos de la Unión, misma que coadyuvó a dar un lugar de importancia a los movimientos euroescépticos y que afecto la confianza en las instituciones.

Para América Latina, los factores endógenos podemos enlistar son las crisis sociales, económicas y políticas; que no son exclusivas de países de izquierda o derecha, se presentan con diversos matices: la pobreza, la corrupción, la educación, entre otros, aunque la más destacada: es el narcotráfico que tiene un lugar dominante en todos los medios de comunicación.

Ahora bien, los factores exógenos que afectan el interés de la UE y LAC tenemos: la creciente importancia de China en la escena internacional y como actor que provocaría la continuación de la Gran crisis. China amplía su presencia en África y en América, en esta última con diferentes grados de penetración.

La presencia de los Estados Unidos de América, LAC es su región de influencia por excelencia; los países de latinoamericano no podrán avanzar si no mantienen la línea propuesta por los Estados Unidos y, si esta no es acatada por un país, puede llevar a represalias; el ejemplo más representativo hasta hace poco fue Cuba y en la actualidad Venezuela. Además, una política de divide y vencerás es llevada a cabo, misma que se observa con los numerosos y diversos intentos de integración.

A pesar de lo anterior, la Unión Europea no desea perder su lugar geoestratégica en LAC y esta última quiere continuar en los programas de cooperación de la Unión que se traducen en Inversión Extranjera Directa. Desde este punto de vista parece una estrategia de ganar-ganar.

Para concluir, el contexto interno e internacional no es tan favorable para ambas Partes. La atracción entre ambas no es estable y se tiene que trabajar para lograrlo y así construir bases más sólidas y en particular en América Latina.

The Brexit and the relations with Latin America and the Caribbean

It has been quite trendy lately – no, I am not talking about Leo’s Oscar: The UK is to vote in a popular referendum on June, 23rd 2016 on whether it wants to stay in the EU or leave it. The so-called “Brexit”, like Brangelina, is a popular telenovela. While I personally believe it is not so unlikely that Brits say “No” to Europe, redefining Britain’s relationships with the world would not be a piece of cake. While I agree that we have been misinformed about the case and that finding a detailed investigation on the financial benefits/disasters that an exit would trigger is as hard as finding brains in Kim Kardashian’s body – it probably exists but it is kept secret – the British Cabinet Office recently released a vague report on the possible outcomes of a Brexit. Well, my friends, it does not look very bright. Sure, the Cabinet Office follows orders from Prime Minister David Cameron – who is campaigning for a “Yes” to staying in the EU – but the report seems about fair: it concludes that it would take more than a decade for the UK to renegotiate its commercial relations and treaties with its most precious allies – that is the EU, the USA, Canada, India and China mostly. But: what would become of its relations with Latin America?

First, what needs to be understood here – and again that is a complex matter given the lack of public information – is that its effective withdrawal from the EU would at least take months, during which it would be hard – if not impossible – to engage in commercial negotiations with Latin America right away. Many LAC-countries have trade agreements with the EU as a whole (that includes the UK), but not with the UK specifically. Now, the first question that pops into one’s mind is as follows: would every single LAC country see enough benefits to sign agreements with the UK? The answer is yes, of course. But what about the content? Everything would have to be renegotiated (from custom taxes to intellectual rights). The strength of the EU is its overall weight all countries combined, but taken one by one, it is a different matter. The UK would have to make sacrifices, and after leaving the EU because there were too many sacrifices involved, how many of these same sacrifices would it be ready to make and demand from its partners? That sounds like a whole lot of sacrifices to me! The UK would not be able to impose one-sided rules, because let’s be frank: it would not weigh more than come of its LAC counterparts that are much bigger in size; besides, it would desperately be in search of partners. You can argue all you want – as Ian Duncan Smith (the work and pensions Secretary) puts it: “The in campaign’s whole strategy seems to be about basically saying we’re too small, we’re too little… This country is the greatest on Earth” – the UK really IS small (hear France say that it still is a grande nation, yeah right).

This, to my mind, has a lot to do with the post-colonial era, and in the British case, the Commonwealth. The Commonwealth is not really worth anything anymore to anyone except the UK itself, which seems to be holding on to it like a bear to Leo DiCaprio – against all odds, the bear dies in case you did not know. Even Canada wants to free itself from the Queen. And you think the whole world wants to “be in a relationship” with you at any cost? International relations are no Facebook status. Go explore the globe, Sir Smith, and you are most likely to face a shock. You actually do not need to go far: go to Scotland, which will probably opt out from the UK to join the EU in a few years by the way. See what I mean? Leaving the EU might also eventually mean the end of the UK – and the notion of Commonwealth.

Now, let’s jump to the relations with LAC countries and a bit of maths to prove my words:

10 biggest commercial partners of the UK in LA, values expressed in $US bln

Country Exportation Importation Balance of trade
Brazil 3.91 4.18 -0.27
Mexico 2.23 1.78 0.45
Chile 1.63 0.775 0.855
Colombia 0.535 1.5 -0.965
Argentina 0.598 0.822 -0.224
Peru 0.354 0.593 -0.239
Ecuador 0.401 0.221 0.18
Costa Rica 0.102 0.290 -0.188
Uruguay 0.184 0.125 0.059
Bolivia 0.0657 0.103 -0.0373
Total 10.0097 10.389 -0.3793

Source: Own conception based on figures and maps from the Observatory of Economic Complexity, year 2013

As we can see, in 2013 the UK had a total trade deficit of about $38M with its biggest LAC commercial partners. Although it does not seem to be much, it still represents nearly 1.86% of its total value of exports and imports combined in the region. While the balance trade is in the UK’s favour with Mexico and Chile, it is not with Brazil – its biggest partner in the region – Argentina and, above all, Colombia. Of course, none of these countries make it in the top ten of its worldwide partners – not even in the top twenty. There is no doubt that the EU is its biggest partner, and that it would remain so. The UK might rejoin the EFTA (just like it was a member before joining the EU) so that it would still be integrated into the European Economic Area, but the Brexit would still affect this partnership, making it necessary to strengthen its cooperation with some of its current partners.

Let’s take a look at the traded goods now: the UK exports mostly cars, medicaments, petroleum, and gold (“surprisingly” no manufactured foodstuffs make it very far), while it imports mostly the same goods in less quantity, which basically means that it imports a more diversified array of products than it exports. To put it in other words: it will have to export its surplus of cars, petroleum, gold and medicaments that would not be exported to there any longer: many LAC-countries have petroleum and gold, they can import more cars from Germany and the USA and medicaments from other European countries if they want, so to speak. The percentage of these British exportation goods in the country’s trade balance with the world does not even match the percentage of the same imported products in LAC-countries from Great Britain. In the meantime, the UK will still need the products that it imports from there. As a matter of fact, the loss of Britain as a partner would not be as catastrophic for LAC-countries as for the UK, both economically and politically: sure, LAC economies would have to go through the hassle of finding other partners, but it would be able to replace the UK while the latter figures out its new status. No one is irreplaceable – except Beyonce, although, a bit like the UK, she seems to be the only one to believe that.

Finally, there is a third element I can think of – and that is a more positive note for the UK. There is a reason why all agreements between the EU and LAC-countries have never really taken off despite clear commercial potential in both regions and the existence of bilateral agreements: the lack of understanding of each other culture, history and reality. The EU has this “I am developed and superior to you, so suck it and accept my terms” approach, whereas LAC-countries stubbornly refuse to negotiate with the EU block to block and hence as an equally mighty partner (they are not able to agree and speak as one voice), creating a de facto imbalance of power and blaming the EU for having more power as a whole than them as countries alone (to be fair they are not totally wrong). The UK would need to measure its actual weight as a country and not as part of a bigger ensemble. In that respect, it may greatly benefit from it because it would be something very appealing that the EU is not: it would be a country and would negotiate as such, not as a block.

So, apart from the fact that some of you Brits would eventually need to learn Spanish and Portuguese just like LAC-countries learn English – really, that is not a joke, I myself realized that my French would not take me anywhere near Latin or America – there will be short-term decisions to make: which partners can you really count on in that region as of now? The good thing is that you have not screwed them over too badly (well, still quite a bit). Pure economics is not everything: the attitude, I believe, plays a big part as well. The Brexit could be a chance to deepen ties between the UK and the developing economies of Latin America if addressed correctly, but not with people still thinking that Great Britain is the greatest nation of them all. This is exactly this attitude that the LAC region, which was once colonialized by Spain and Portugal among others, resents so much. That means the UK would need to swallow its pride. The world will not be a new playground for “colonial wannabee” ambitions, especially the LAC region: the UK would have to treat them as equals and with respect. And if in their minds that means lowering themselves, then so be it.

Schließung der Balkanroute: eine Auswanderungsgeschichte

Hassan hat einen Traum: er will nach Deutschland fliehen. Syrien ist nicht für seine Familie geeignet, es ist zurzeit für keine Familie geeignet. Denn es gibt Krieg. Es gibt Zerstörung. Es gibt Tod. Es gibt Hunger. Es gibt Daesh. Deshalb muss er nach Deutschland. Seine Familie kann er aber nich verlassen. Auch nicht für ein paar Wochen, um dort ein Heim für sie zu finden. Diese Möglichkeit gibt es aber doch jetzt kaum. Diese ist die Geschichte Hassans. Diese ist die Geschichte von Millionen Personen, die in Europa ein gefahrloses Leben verbringen möchten.

 

Heute ist der Tag, von dem wir seit anderthalb Jahren geträumt haben. Ich habe zwei Kinder, zwei junge Söhne. Und natürlich auch meine Frau. Wir haben diese Entscheidung vor anderthalb Jahren getroffen, als die Truppen Daeshs ein Nachbardorf „besucht“ haben und junge Mädchen als sexuelle Sklaven genommen und Männer einfach hingerichtet haben. Die wenigen, die das Ereignis erlebt und überlebt haben, haben alles verloren: ihre Söhne, ihre Töchter, ihre Ehefrauen, ihre Nachbarn. Nicht ihre Freiheit, sagen sie. Nicht ihre Würde, sagen sie. Aber was für eine Freiheit bleibt es dem Mensch übrig, wenn er sie mit niemand teilen kann? Meine Söhne sind 11 und 13, meine Frau ist 34. Frei sind wir nicht. Niemand ist frei in Syrien. Denn Freiheit ist ein Luxus, und Luxus gibt es hier keinesfalls. Wir leben im Angst und im Armut und Würde haben wir auch nicht.

Heute ist der Tag, von dem wir seit anderthalb Jahren geträumt haben. Wir haben US$1800/Erwachsene ausgegeben, und US$1500/Kind. Wir haben doch versucht, einen Rabatt zu erhalten, aber „zu diesem Preis ist es ja geschenkt!“, hat uns Ahmed geantwortet. Wir sind doch nicht reich, und US6600$ ist für uns sehr viel. Ich verdiene US$15/Tag, aber wir können uns darauf nicht beklagen. Ahmed has uns versprochen, wir seien nur 30 im Schlauchboot zwischen Bodrum und der Insel von Kos, deshalb der Preis. „Viele erhalten einen Rabatt, aber dann sind sie 50 im Boot, und es gibt hohe Risiken. Sie müssen zwischen Sicherheit und Geld auswählen“. Und mit zwei Söhnen war die Wahl ganz einfach.

Heute ist der Tag, von dem wir seit anderthalb Jahren geträumt haben. Die Rucksäcke sind seit langem gepackt. Wir bringen nicht viel mit. Viel haben wir sowieso nicht: Kleider und unserer Koran. Abdallah und seine Familie sind vor zwei Monaten durch die Türkei und die Balkanländer auf dem Weg nach Deutschland geflohen. In Köln gibt es eine große Gemeinschaft von Alawiten, hat er uns einmal gesagt. Mit ihm und seiner Familie haben wir seitdem keinen Kontakt gehabt, aber sie sind nicht zurückgekommen. Das bedeutet, dass es ihnen gut geht. Wir werden sie dort treffen. Wir können darauf kaum abwarten! Zuerst nach der Türkei, dann Griechenland, Mazedonien, Kroatien, Serbien, Ungarn, Österreich, und schließlich Deutschland, unserem Ziel.

Heute ist der Tag, von dem wir seit anderthalb Jahren geträumt haben. Wir sind jetzt in Bodrum und warten seit sieben Stunden auf Samir, unseren Schlepper. Einige unserer Leidensgenossen warten seit einem Tag, denn zwei Sclauchboote sind gesunken. „Das passiert aber nicht so oft“, wurden wir gesagt. „Nur mit denjenigen, die wenig bezahlt haben“. Wir sind darum erleichtert, weil das uns nicht betrifft. Hier gibt es nicht nur Syrer, sondern auch Afghanen und Iraker. Sommer in Bodrum sieht doch ganz anders als in Syrien. Wir sehen viele Ausländer im Hafen. Wir kommen ihnen aber nicht näher. „Es kann gefärlich sein“, sagt uns Mahdi. An diesem Moment denke ich: „Diese Leute werden unsere Nachbarn sein, und sie haben Shorts an!“.

Heute ist der Tag, von dem wir seit anderthalb Jahren geträumt haben. Das Boot ist fertig, es wartet auf uns. In einer Stunde sind wir in Europa. Wir steigen einer nach dem anderen auf. Zehn, zwanzig, dann sind wir dran. „Es gibt schon keinen Raum“, denke ich. Meine Frau, meine Söhne, dann ich. Wir sind schon 27, und ich kann immer noch 20 Personen sehen. Das Boot ist wahrscheinlich bloß für 20 geeignet. Und da sind wir jetzt 40, mit unserem Gepäck. Ich betone, wir wurden gesagt, dass wir 30 wären. „Manchmal sind es sogar 60. Es gibt viele Personen, die seit langem warten. Wenn ihr wollt, könnt ihr gerne austeigen und auf das nächste warten“, antwortet der Bootfahrer. Wir warten schon seit anderthalb Jahren, aber wir wollen nicht mehr warten. Das macht nichts, Europa ist nur eine Stunde weit entfernt. Vielleicht sogar weniger. Was kann denn passieren? Wir fangen Rettungswesten auf, und los geht es.

Heute ist der Tag, von dem wir seit anderthalb Jahren geträumt haben. Das Wasser ist kalt. Die Rettungsweste meines Sohns ist kaputt. Ich gebe ihm meine und weiß auf diesem Moment, dass alles in Ordnung sein will. Wir sind hier seit 40 Minuten. Ich werfe meiner Familie einen letzten Blick zu, und atme tief. Tiefer und tiefer werde ich angezogen. Ihre Figuren werden unschärfer und unschärfer, aber meine Augen will ich nicht schließen. Als ich hier bin und meine Familie langsam verlasse, weiß ich, dass es sich alles gelohnt hat.

Meine Familie ist frei. Ich bin frei. Ich bin glücklich.

Heute war der Tag, von dem wir seit anderthalb Jahren geträumt hatten. Heute war der Tag, von dem Millionen seit anderthalb Jahren geträumt hatten.

 

Jedes Jahr, Hunderte von Menschen kommen ums Leben auf dem Weg nach einem besseren Leben. Die sind Syrer, Afghanen, Iraker, Algerier, Libyer, Nigrer, Malier, Eritreaner und viele mehr. Die sind nicht nur Flüchtlinge, die sind kein Status, die sind vor allem Menschen. Während die Europäische Union es am 7. März entschlossen hat, die Balkanroute für die aus wirtschaftlichen Gründen Flüchtlinge definitiv zu schließen, werden sich diese Menschen zwischen dem Tod in ihrem Land, dem Tod im Mittelmeer und unmenschilichen Lebensbedingungen in einem Flüchtlingslager entscheiden sollen. Das ist keine Antwort, Bundeskanzlerin Merkel, Präsident Hollande, Premierminister Cameron, Ministerpräsident Orbán und Bundeskanzler Faymann. Ich bin allerdings damit einverstanden, dass wir nicht alle diese Menschen in unseren Wirtschaften absorbieren können. Die Lösung habe ich nicht, und ich schlage auch nichts vor. Ich glaube trotzdem, dass die Zivilgesellschaft den Regierungen bei der Formulierung von Public Policies helfen kann. Aber der Bürgerschaft hört die EU nie zu. Wir sind circa 509 Millionen Menschen in der EU. Es ist so gut wie sicher, dass jemand eine kluge Idee hat – mindestens eine klügere Idee.

Diese Menschen sind nicht das Problem, sie sind die Lösung. Ihre Integration in den europäischen Gesellschaften würde natürlich nicht leicht sein, aber viele brauchen einfach nur eine Möglichkeit. Die Eltern werden leider nie voll integriert sein, aber die Kinder, Großkinder, Großgroßkinder allmählich schon. Das braucht natürlich gezielte Integrationspolitiken. Im Fall Deutschlands können sie sogar die Antwort auf das Demographieproblem bestehen. Egal, ob sie aus wirtschaftlichen oder politischen Gründen emigrieren wollen. Sie kommen, weil sie einfach keine andere Wahl haben. Wenn ihr sie nicht willkommen wollt, dann sölltet ihr ihnen eine Alternative anbieten.

Ich habe diesen Text auf Deutsch verfasst, um zu sagen, dass viele dieser Menschen sich integrieren wollen – und sich durchaus bewusst sind, dass sie sich integrieren sollen – und dass Deutschland, die an der Spitze der EU ist, viele dieser Menschen aufnehmt. Die nächsten Generationen werden die Sprache des Landes können: Deutsch, im Fall Deutschlands. Diese Menschen sind nicht unsere Feinde, weil es bedeuten würde, dass die Menschlichkeit unserer Feind ist. Und davon handelt es sich normalerweise nicht. Bitte, bemüht euch, und findet eine würdige Lösung. Refugees lives matter.